BLOG
Cuál es la historia de la Lotería de Navidad

Historia de la Lotería de Navidad

Una de las tradiciones más bonitas que tenemos a final de año es sin duda la Lotería de Navidad. Buena parte de los españoles compran al menos un décimo con la esperanza de ser favorecidos al menos con un pellizquito del premio. Es un sorteo con gran tradición y que ha repartido millones. De no serlo así, no habría dejado una huella tan perdurable al punto de cumplir ya poco más de 200 años de existencia. Por eso hablaremos de la historia de la Lotería de Navidad.

¿Cómo empezó la Lotería de Navidad?

Fue en 1812 cuando oficialmente se celebró el primer Sorteo de la Lotería de Navidad, precisamente el 18 de diciembre. Cualquiera podría pensar que las circunstancias eran halagüeñas por ser una fecha muy simbólica, pero no era así. En esa fecha precisamente sufríamos la invasión de las tropas napoleónicas y había que hacer frente a los fuertes gastos militares. ¿La solución? Celebrar un sorteo en donde el ganador obtendría un premio, para lo cual se emitirían papeletas con una serie de números.

Fue así que en Cádiz, una ciudad que milagrosamente había resistido a la invasión de Francia, se llevó a cabo el primer Sorteo de Navidad. Se trató de una iniciativa del ministro del Consejo y Cámara de Indias, Ciriaco González Carvajal. Fue tan acertada su propuesta, que se celebró con éxito no sólo esa vez, sino al año siguiente… y al siguiente… y al siguiente. Pasaron las décadas y ahora en pleno siglo XXI, pese a los problemas de la pandemia, nos sigue haciendo mucha ilusión participar comprando un décimo y soñar con ganar el Gordo de Navidad.

Para ello, los niños del colegio de San Ildefonso han tenido una participación importante. Desde marzo de 1971 han cantado los números ganadores del sorteo. Fue el niño Diego López el primero en cantar el número ganador y es recordado por su “gracioso soniquete” y por besar la bola ganadora cariñosamente.

Un sorteo que ha sobrevivido a épocas duras

Cuando se celebró el primer Sorteo de Navidad en 1812, el premio ascendía a 8 mil reales, y dio enorme ilusión porque quien lo obtuvo había gastado únicamente 40 reales (precio de un billete). Esto dio pie a que más personas se entusiasmaran y participaran. Las tropas napoleónicas finalmente fueron expulsadas y se siguió la tradición del sorteo en Andalucía. Para 1814 finalmente se realizó en Madrid, donde ha continuado hasta la fecha.

Apenas dos décadas más tarde de celebrarse el primer sorteo, ya se emitían 12 mil números, clasificándose en bajos (entre 1 y 4.000), medianos (4.001 y 8.000) y altos (8.001 y 12.000). No obstante, el nombre de Sorteo de Navidad se acuñó en 1892, que se celebró el día 23 de diciembre. Originalmente se denominaba Prósperos de Premios, pero el nombre de Sorteo de Navidad le va mucho mejor, y para el año 1897 ya se imprimía ese nombre en los billetes. Por supuesto, no solo se anhela ganar el Gordo, sino que se han ido sumando muchos otros premios.

Pese a otra crisis que atravesó España, la Guerra Civil, el Sorteo de Navidad no se frenó, sino que se siguió celebrando. En 1938 se celebraron dos sorteos, uno en Burgos y otro en Barcelona. Uno de los cambios efectuados en los décimos fue que a partir del año 1942 se comenzaron a imprimir en la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre.

El Gordo de Navidad en la actualidad

Ya en los albores del siglo XX, es cuando el nombre de Sorteo de Navidad aparece en los décimos y a mediados de siglo, el primer sorteo es televisado. Antes de 1957 la gente se enteraba por la radio o leía los resultados en la prensa. Poco menos de dos décadas más tarde, los sorteos son informatizados y es en los 80 cuando no sólo participan niños cantando la lotería, sino que ahora también son niñas. Los niños del colegio de San Ildefonso desde los inicios habían sido seleccionados para hacerlo, y cuando se convierte en mixto, las niñas participan por igual.

Otro personaje clave en el Sorteo de Navidad es doña Manolita. No es una persona en sí, sino que se trata de una administración de lotería que surgió en 1904 por parte de Manuela de Pablo. Es famosa por ser la mayor repartidora de premios del sorteo. En cuanto a los ganadores, hay numerosas anécdotas, como la de los dos amigos de Sevilla compradores de dos décimos en ciudades diferentes, y que ganaron el primer y el segundo premio.

Lotería de Navidad: un sorteo con mucha tradición e ilusión

Hay una gran organización detrás del Sorteo de Navidad, en aras de que haya transparencia y legalidad. Por ejemplo, un día antes de que se celebre, las bolas deben ser examinadas de manera pública y pasar bajo el escrutinio de los asistentes. Están realizadas con madera de boj y cada una debe tener exactamente el mismo peso. Cada bola tiene grabado en láser un número, para así evitar que haya una diferencia de peso debido a la pintura.

Existe en el recinto donde se celebra el sorteo una enorme seguridad, asegurando con cerrojos todos los accesos. La apertura del salón es a las 8 am, las bolas son mostradas a la audiencia y se transportan en una tolva hasta los bombos. Estos se cierran y se voltean a la señal del presidente. Para las 9:15 am comienza el sorteo y un niño de San Ildefonso canta el número, alternándose con otro. Esto se hace por series de cuatro niños y el proceso se repite hasta terminar.

Este año ¡no te quedes sin comprar tu décimo del Sorteo de Navidad 2021! En Lotería Castillo hemos repartido muchos premios desde 1982. Los décimos ya se están vendiendo y es el mejor momento para participar con tu número de la suerte. Para más información, puedes llamarnos al teléfono 961 511 717, L-V 09:00-14:00 / 17:00-20:30, y sábado de 09:00-14:00. O escríbenos a loteria@loteriacastillo.com